top of page
Buscar
  • Alvaro Posse

Estoy separada, pero tengo una nueva relación: ¿Debo contárselo a mis hijas?


Imagen de Tú Anh en Pixabay


Danna María es una mujer separada que acaba de iniciar una nueva relación, pero teme comunicasela a sus hijas. Ella, sin duda, debería hablarles y hacerlas partícipes de su visión de felicidad, para lo cual debe, en primer lugar, cambiar su actitud, es decir, modificar su forma de pensar: “no se siente del todo segura”, “les da evasivas (a sus hijas) les inventa cosas y no les dice la verdad”, “no sabe cómo manejarlo y enfrentarlo”; “ocultar también con él (exmarido) las visitas del nuevo prospecto”, todas estas, expresiones que definen una especie de parálisis en la acción que, inconscientemente sabe que debe asumir, pero que, por razones de crianza y de valores culturales aprendidos, no se atreve a emprender. Ese cambio de actitud debe comenzar por tomar acción y modificar sus pensamientos negativos por pensamientos positivos, explícitamente en lo relacionado con el optimismo.


En segundo lugar, su motivación (la nueva pareja), tras el optimismo, queda mucho más sencilla de ser comunicada. Claro que, en medio del amor y el afecto con el que puede transmitir sus planes, tanto a sus hijas como al exmarido, debe considerar la posibilidad de no ser comprendida, tal vez por el apego de las hijas a su exmarido, tras lo cual deberá hacer uso de la empatía y la compasión.


Al final y, en tercer lugar, debe realizar, antes que nada, un esfuerzo en sí misma porque el trabajo siempre será interior antes que exterior. Sólo cuando ella haga su trabajo en sí misma, estará preparada para comunicar sus planes, sin pensar en el juicio externo.


Álvaro Posse

Psicólogo, educador y bloguero colombiano


-----

Referencias

Reséndiz Rodríguez, A. (2022). Felicidad sostenible. México: UTEL.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page