top of page

Fundamentos actitudinales de la práctica del Mindfulness

Actualizado: 6 abr 2023


Mindfulness "es darse cuenta de una cualidad que tenemos como seres humanos: la capacidad de tomar conciencia de lo que somos, lo que hacemos, lo que pensamos, y lo que sentimos. (Parra, M. 2012). Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar (Lozano, 2017.)" Mindfulness es un cambio fundamental en el "modo de hacer" (1).


En el Mindfulness se incluyen dos componentes básicos: el autorregular la atención y orientarse abiertamente hacia la experiencia. En el de la autorregulación se reconocen las situaciones corporales, sensoriales y mentales mientras que, en la orientación hacia la experiencia, se adopta un “modo ser” que involucran siete fundamentos actitudinales y se transforman en un proceso cognitivo complejo (diferente del “modo hacer” donde se establecen metas).


El modo ser, desde la óptica del Mindfulness, es una actitud donde no se persiguen metas determinadas, se adopta una postura flexible, abierta, de no juicio y de aceptación, donde no hay discrepancias con la realidad de los sucesos que se presentan, se permite experimentar los fenómenos que aparecen y que se detectan conscientemente, sin procurar modificarlos.


Para entender el “modo ser” habría que señalar al cotidiano, y hasta contrario, “modo hacer”, donde se platea la consecución de metas, la preocupación por esculcar el pasado, por pensar en el futuro y donde el aquí y el ahora no resulta ser lo más importante, razón por la cual la mente divaga, se produce un diálogo interno que lleva al cansancio y al análisis del juicio entre lo que es bueno y lo que es malo, para terminar con apegos hacia las cosas y las situaciones.


En el “modo ser” que se reconoce también como la “manera mindful”, incorpora el no juzgar, la paciencia, la mente de principiante, la confianza, el no esfuerzo, la aceptación, el dejar ir y el no juzgar.

Jon Kabat-Zinn propuso la integración de siete actitudes en cualquier práctica de atención plena: 1) El no juzgar; 2) La paciencia; 3) La mente de principiante (o “La mente Shoshin”, en terminología Zen); 4) Confianza; 5) No esfuerzo; 6) Aceptación y 7) Dejar ir.


El no juzgar obedece al “discernimiento verdadero que permite ver las cosas como son” con desidentificación y descentramiento.


La paciencia es “la cualidad temporal del ahora. “Todo tiene su tiempo”. “Es el conocimiento de la paz y de la atención al momento presente”.


La mente de principiante hace que estemos abiertos a la inmensidad que ignoramos, a saber que sabemos, pero que probablemente no sepamos más allá de la focalización de nuestros sentidos; a saber que no sabemos, a no saber que sabemos y a no saber que no sabemos. Es recurrir de nuevo a la belleza y a la alegría de la infancia que “brota de la mente de principiante” con apertura a las cosas nuevas, a la creatividad y al desaprendizaje y reaprendizaje. Es una actitud de apertura, entusiasmo y buen ánimo para maravillarnos ante lo cotidiano y, encontrar así, un nuevo aprendizaje.


La confianza consiste en saber que podemos confiar en el “no saber”, en “la intuición como la inteligencia del corazón”, en estar seguros que “todas las cosas obran para bien”, incluso las crisis puesto que, detrás del problema visible, surge la posibilidad, la oportunidad.


El no esfuerzo es el disfrute del camino, no pensando solo en la meta: “en todo ya estás aquí”.


La aceptación entiende el modo en el que las cosas son y descubre la manera de relacionarse con ellas, actuando claramente y, en consecuencia. Dice la Escuela de Magia de Amor: “Hoy, observaré la realidad de la vida con total paz y serenidad. Aceptaré que el propósito del Padre es perfecto y se manifiesta en todo lo que existe y sucede. Por lo mismo, aceptaré con amor en mi corazón, todo cuanto sucede a mi alrededor y renunciaré a luchar y tratar de modificar el orden perfeto de la vida y sus procesos, y a interferir con las experiencias de las demás personas. Mi paz es invulnerable a todo suceso y me libera de sufrir por lo que no puedo cambiar.”


El dejar ir es autocompasivo y compasivo. Admite que las cosas son como son, dejando que sean así. (Centro Mindfulness Madrid. , 2023)


Pulsa sobre la imagen para leer el artículo de David Aparicio en Psyciencia.com


------------------

(1) El modo de hacer "está orientado a la consecución de una meta; la mente está preocupada en analizar el pasado y el futuro, con lo que el presente tiene una prioridad muy baja, teniendo así una visión del presente estrecha. En este modo, la mente tiende a divagar continuamente y se mueve en círculos, registrando las discrepancias existentes entre cómo son las cosas y cómo deberían ser o nos gustaría que fueran. (Ausiás, C. 2014.)"


--------------------------


Referencias

Centro Mindfulness Madrid. (29 de Enero de 2023). Centro Mindfulness Madrid. Obtenido de ¿A qué llamamos el modo ser y el modo hacer de la mente en el Mindfulness?: https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/28/modo/


Ruiz Feltrer, C. (2018)Mindfulness práctico Difusora Larousse

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page