top of page

La persona más importante de tu vida

Actualizado: 26 jun 2022

Serie ZENCILLEZ, Lección 4/100


Cuando una persona cumple 30 años de nacido, habrá tenido la gracia de vivir 10.950 días diferentes. ¿Diferentes? Sí. No existe un día igual a otro. No ha habido un día caluroso igual a otro, ni uno lluvioso igual a otro. Quizás la sensación sea la de creer que todos los días son iguales a pesar de poderse comprobar que todo, absolutamente todo, está en permanente cambio y que nada, absolutamente nada, en el plano físico, es para siempre.


Y si nada, en el plano físico, es para siempre, tanto los días que calificamos buenos como los que rotulamos como malos y sus situaciones, no serán así por sæcula sæculorum (por los siglos de los siglos). Y esa certeza de finitud, a cambio de producirnos tristeza nos debe llevar a la alegría de la nueva y permanente oportunidad que, no es otra cosa que la constante posibilidad.


Tú y yo somos la posibilidad: la posibilidad de aprender de las sensaciones incómodas, de las sensaciones cómodas, de la tristeza y de la alegría, de lo blanco y de lo negro, de la luz y de la oscuridad y en general, del mundo de la polaridad y de los opuestos.


¿Qué debo aprender de cada situación? y ¿Qué actitud debo tomar frente a cada situación? La clave será siempre orientarnos en la autoobservación, en la toma de decisiones sobre lo que nos produzca paz y en la intención de servir siempre a los demás. Y para este último aspecto, el Maestro Jesús indicaba: “Amar al prójimo como a ti mismo”, lo cual implica que la calidad de amor que se da a los demás dependerá inequívocamente del amor que tengas por ti mismo. En ese sentido, la persona más importante de tu vida eres tú. ¿No lo sabías?


 

Referencias:

Los textos de la Serie Zencillez, de Estar Bien, escritos por Álvaro Posse, están inspirados en el libro: Zen, Simple Seikatsu No Susume de Shunmyo Masuno.

96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page