• Alvaro Posse

Del desprecio al aprecio por el trabajo

Serie ZENCILLEZ, Lección 49/100


¿No te gusta tu trabajo? El trabajo se constituye en la función que estás desarrollando y genera el sustento, los recursos para adquirir los elementos y servicios necesarios. Tal vez has pensado que este trabajo actual no te gusta, que estás capacitado para otra cosa, que tu misión es bien diferente, etc. Lo cierto es que, ese trabajo que no te gusta es tu realidad actual y demostrando descontento y haciendo las labores a medias, es improbable que el universo te conceda oportunidades como las que estás esperando. Tu trabajo actual es tu punto de referencia, las miradas y la valoración de quienes te rodean: hacerlo bien es un gana-gana-gana. Gana la empresa, gana la sociedad, gana el trabajador.


Así que, mientras aparece la oportunidad soñada, la mejor manera de generarla es hacer siempre lo mejor porque "hacer lo mejor siempre será lo mejor".


Shunmyo Masuno cuenta sobre las enseñanzas de un sacerdote Zen: "Sé tú el maestro vayas donde vayas. Y así donde te encuentres, las cosas serán como son en realidad". (2)


Así que, ese trabajo que hasta hoy no te gustaba se va a convertir en algo importante: agradécele a la Vida el poder tenerlo, las enseñanzas que has recibido de él, la oportunidad de servir a los demás y el trampolín en que se convierte para construir lo que esperamos. En palabras de Masuno: "Ponte a trabajar con ahínco (...) Seguro que la fortuna saldrá a tu encuentro." y: "Deja de despreciar lo que hacer y empieza a vivir".

"Todas las cosas que haces, hazlas con amor". (3)

Referencias:

(1) Imagen de Robin Higgins en Pixabay

(2) Shunmyo Masuno, en: Zen, Simple Seikatsu No Susume.

(3) San Pablo en La Biblia - 1 Corintios 16:14

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La sombra