top of page

Los pensamientos que nos enferman

Imagen de LATUPEIRISSA en Pixabay


Martín Reynoso nos enseña, en una lección magistral denominada “Un cerebro atento es un cerebro feliz”, cómo los pensamientos nos pueden enfermar y cómo podemos evitarlo. A modo de paráfrasis, nos permitimos presentar sus enseñanzas a continuación:


¿Sabías que, cuando la mente no está haciendo algo específico, divaga? Y ¿Sabías que los pensamientos, en medio de esa divagación, son automáticos?


Pues sí, los pensamientos son automáticos, lo que quiere decir que se encuentran más allá de nuestra voluntad y divagando, no se encuentran en el momento presente, sino en el pasado o en el futuro, buscando -seguramente en el inconsciente- tener certidumbres.


Estos momentos, en el que los pensamientos son automáticos corresponden al estado default, por defecto, llamado también de base o basal y aunque pareciera no ser adecuado, tiene un lado positivo, cuando la persona fantasea, ensueña, inventa y construye situaciones gracias a la creatividad. En muchas ocasiones aparecen las buenas ideas, las serendipias, los grandes descubrimientos y acciones, gracias a este mecanismo.


Sin embargo, cuando no hay anclas firmes en una reflexión lógica, la mente tiende, en la mayoría de los casos, a optar por anticipar los problemas, por atender algo que quedó pendiente, algo de lo cual quiere tener el control, por una situación incierta o algo parecido.


Estas miradas de pasado o de futuro, en medio de la divagación, de la distracción, pueden producir ansiedad, estrés, rumiaciones y depresión, porque en vez de la creatividad se pone en funcionamiento el “modo alerta”: una especie de caminata de un enfermo a través de los corredores de un hospital, donde hay mucha gente enferma, donde existen muchos virus. Ese enfermo, vulnerable, termina contagiándose, dando vueltas, en este caso, sobre las preocupaciones.


Esa divagación puede producir tres reacciones diferentes en las personas que, en este texto señalaremos como ELC, iniciales de Evitar, Luchar y Colapsar, respectivamente:


E- Evitar: la tendencia es evitar, irse, ponerse en “Fly”, volar. Es la situación típica de una persona que piensa que no puede. Sucede con los deportistas que piensan que el equipo contrario es superior, que sus rivales son más competentes y terminan renunciando a intentarlo. Pasa también con las fobias donde típicamente se evitan las situaciones.


L- Luchar. La persona se pone en “Fight”, trata de luchar contra ese pensamiento, esconde o trata de eliminar lo que está pasando por su mente.


C- Colapsar: El sentimiento es el de verse superado, incapaz de afrontar una situación; aparece la angustia y llega la depresión. Todo por el colapso generado por los pensamientos que divagan.


Ante esta divagación, la alternativa es el Mindfulness: estar presente en el momento actual, sin juzgar, estableciendo una conexión que conduce al bienestar, al equilibrio e incluso, a la felicidad. Esta es una alternativa que debe ejercitarse, entrenándola como se hace con los músculos.


Este entrenamiento hace “competente” a la Red Fronto-Insular que nos permite estar atentos y conectados, “de sentirme y sentir al otro de tal forma que pueda empatizar o ser compasivo con aquello que está ocurriendo” y también con los pensamientos que aparecen por fuera de nuestra voluntad. (Reynoso, 2023)




Álvaro Posse

Psicólogo Estar Bien

Psicología positiva y Mindfulness



-----

Referencias

Reynoso, M. (6 de Abril de 2023). TEDxMarDelPlata. Obtenido de Un cerebro atento es un cerebro feliz:: https://www.youtube.com/watch?v=nI_owrxLoOQ

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page